lunes, 22 de abril de 2013

Día de la Tierra: la amenaza de Andina 244



Desde hace más de 40 años se celebra en todo el mundo el Día de la Tierra cada 22 de abril. En nuestro país, este año, coincidiendo con esta fecha, diversas organizaciones han hecho un llamado a marchar en demanda de la recuperación y defensa del agua, elemento vital para el desarrollo de todas las actividades humanas, y que sin embargo se encuentra bajo una fuerte presión por efecto tanto de las múltiples actividades productivas como del cambio climático y el calentamiento global.

Sin ir más lejos, recientemente se han difundido los alcances de un proyecto minero que, de concretarse, podría modificar radicalmente el paisaje de la zona cordillerana cerca de la capital, así como generar incertidumbre sobre el abastecimiento y calidad del agua para la población de la región.

Se trata del proyecto Andina 244, perteneciente a la minera estatal Codelco, que pretende ampliar las operaciones de la División Andina de la compañía, en una amplia extensión geográfica de la Cordillera de Los Andes entre las Regiones de Valparaíso y Metropolitana, comprendiendo 13 comunas y con alcance incluso hasta la Bahía de Quintero, en la Provincia de Valparaíso. Con una inversión proyectada de US$ 6.800 millones, se busca ampliar la capacidad de extracción desde las actuales 92 mil toneladas por día de la mina Rajo, a un total de 244 mil toneladas por día, con un máximo posible de 272 mil toneladas/día; la estatal proyecta que esta expansión estaría operando al año 2020, y podría funcionar por un período de 65 años.

El problema es que la magnitud de las obras, que combinaría la explotación a rajo abierto y subterránea y que intervendría directamente más de 3.200 hectáreas en la alta cordillera, afectaría directamente glaciares y una zona de vital importancia para el ciclo hídrico de la cuenca. En primer término, implicaría la destrucción total de varios glaciares de roca, que Codelco ha cifrado en "sólo" seis, aunque el total podría alcanzar hasta 26 glaciares. Al respecto, cabe recordar las repetidas advertencias realizadas por científicos y ecologistas respecto a la amenaza que para los glaciares implicaba el proyecto minero Pascua Lama; entonces, la empresa aseguró que tenía la capacidad técnica de trabajar sin afectar estos grandes bloques de hielo, con la venia de la autoridad, cuestión que en la práctica no ha ocurrido, por lo que las faenas de la minera se encuentran hoy paralizadas; esto último, en todo caso, no mejora la situación de los glaciares, que ya presentan un daño irreparable.

Para tener una idea de la magnitud de las obras del proyecto de Codelco, se puede señalar que aunque la explotación del mineral se emplazaría puntualmente en las comunas de Los Andes (Región de Valparaíso) y Lo Barnechea (Región Metropolitana), el proyecto contempla otras obras en una amplia zona: una nueva Planta Concentradora (comunas de Los Andes y Calle Larga); tranque de relaves y planta de filtros (comuna de Til Til); canaleta para el transporte de relaves (43 kilómetros), sistema de agua recirculada, un concentraducto y líneas eléctricas (Calle Larga, Til Til y Colina); transporte de concentrado de cobre (Til Til, Llay Llay, Hijuelas, La Calera, La Cruz, Quillota, Quintero y Puchuncaví); y bodega de almacenamiento de concentrado de cobre del sector Bahía de Quintero (comuna de Puchuncaví).

El proyecto Andina 244 se viene gestando de manera sigilosa desde hace varios años –y de hecho ya había ingresado previamente a Evaluación de Impacto Ambiental y después fue retirado—, pero hace poco ha comenzado a instalarse en la agenda pública, tras su último ingreso al Sistema de Evaluación Ambiental, en enero último. La semana pasada culminó el proceso de participación ciudadana, a través del cual se hicieron llegar más de 1000  observaciones al Servicio de Evaluación Ambiental. Sin embargo, se ha tratado de un proceso con poca publicidad y sin ningún apoyo técnico y legal hacia las comunidades afectadas, lo que claramente resulta inaceptable cuando se trata de un proyecto de esta magnitud, y que potencialmente puede afectar la calidad de vida de millones de personas.

Andina 244 está llamado a convertirse en un proyecto emblemático en la ya larga historia de conflictos sociambientales que han afectado en los últimos años al país, y la manera en que como país resolvamos el tema será sintomático. Esto, no sólo por las graves consecuencias ambientales que podría generar, sino también porque es propiedad de una empresa estatal, por lo tanto, en teoría, perteneciente a todos los chilenos. Si bien es parte de la misión de Codelco aumentar su productividad, y de esta manera mejorar su aporte al erario nacional, se trataría de un flaco favor si para ello termina destruyendo ecosistemas naturales vitales, y dañando una fuente fundamental de abastecimiento de agua en una de las zonas más pobladas del país. Una vez más, nos encontramos en una encrucijada entre avanzar en un desarrollo ciego, o comenzar de una vez por toda a proteger nuestro país y aportar en la protección del planeta.
 
 *Columna de opinión de Flavia Liberona, directora ejecutiva de Fundación Terram, publicada en el blog de La Tercera el 22 de abril 2013, con ocasión del Día de la Tierra.

Fuente: Fundación Terram
Difunde: Ukhamawa Noticias
 "Así es" en lengua aymara