jueves, 5 de diciembre de 2013

Ecuador: Gobierno cierra Fundación Pachamama


Miembros de la ONG Pachamama protestan con mordazas, tras la disolución  por parte del Ministerio del Ambiente. Foto: Estuardo Vera / El Universo
En un acto arbitrario y sin permitir la descarga de las acusaciones que se le imputan el gobierno de Rafael Correa decidió hoy cerrar la Fundación Pachamama acusada de injerencia en políticas públicas y atentar contra la seguridad interna del Estado y la paz pública.
El Estado aplica de esta manera el cuestionado Decreto 16 que limita el trabajo de las organizaciones defensoras de derechos humanos y ambientales mediante el Acuerdo 125 del Ministerio del Ambiente.
La Fundación Pachamama es una reconocida organización defensora de los derechos humanos y el ambiente, reconocida el 6 de noviembre de 1997 por el acuerdo ministerial Nº 52 del Ministerio de Ambiente.
Al momento de su cierre Pachamama trabajaba de manera aliada del Centro de Derecho Económicos y Sociales (CDES), también de Ecuador, en las campañas:La Amazonia que nos Queda y Yasunidos.
La Fundación Pachamama invoca en estos momentos la más amplia solidaridad internacional frente al atropello que crea una nefasto precedente para el cierre de otras organizaciones de la sociedad civil.
Bolívar Beltrán, de la Red Jurídica para la Defensa de la Amazonía (RAMA) calificó de indignante la decisión del gobierno e invitó a los demás miembros expresar su solidaridad ante la preocupante decisión.
RAMA es un colectivo de abogadas y abogados que trabajan en la defensa de la Naturaleza y de los derechos humanos de los pueblos que habitan la Región Amazónica de Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia y Brasil.
Cabe recordar que el Decreto Ejecutivo 16 ha venido recibiendo el más amplio rechazo del movimiento social porque viola la libertad de asociación al otorgar un control político total al gobierno para desarticular las organizaciones sociales a través de causales diversas.
Entre ellas se menciona el impedir a sus integrantes dedicarse a actividades de política partidista, tener injerencias en políticas públicas y otras que supuestamente atenten contra la seguridad o que afecten a paz pública.
De otro lado, la Fundación Pachamama venía trabajando en el centro sur de la Amazonía ecuatoriana para promover un modelo de desarrollo alternativo e innovador, basado en el buen vivir y con énfasis en el reconocimiento y respeto de los derechos humanos y los derechos de la Naturaleza.

Fundación Pachamama a la opinión pública nacional e internacional

Lamentamos informar que en horas de la mañana de hoy, miércoles 04 de diciembre de 2012, en las oficinas de Fundación Pachamama en la ciudad de Quito, se presentaron funcionarios de la Intendencia de Policía de Pichincha y procedieron a clausurar las instalaciones a la vez que nos dejaban una resolución del Ministerio de Ambiente por la que se disuelve nuestra organización.
Dicha disolución es un acto arbitrario que busca reprimir nuestro legítimo derecho a disentir de la decisión del Gobierno Nacional de entregar en concesión territorios de las nacionalidades indígenas amazónicas a empresas petroleras, sin respetar sus derechos constitucionales, especialmente a la consulta libre, previa e informada, de acuerdo a los estándares del Derecho Internacional de los Derechos Humanos.
Nuestra posición se fundamenta en el ejercicio de la defensa de los derechos humanos y de la naturaleza y se concreta en acciones enmarcadas en el estado de derecho. Desde hace dieciséis años hemos ofrecido nuestro apoyo solidario a las organizaciones indígenas que legítimamente representan a los pueblos ancestrales de la Amazonía.
Rechazamos las manifestaciones violentas que provengan de cualquier sector. Ni apoyamos ni participamos en ningún acto violento. No se nos puede imputar actos en los que no hemos participado.
Por nuestro trabajo en defensa de los derechos hemos sido agredidos pública y violentamente mediante expresiones de quien detenta el poder político, difundidas ampliamente por los medios de comunicación bajo control del gobierno. Eso es violencia. También es violencia disolver a una organización intempestivamente, sin causa legal alguna, sin un debido proceso que garantice la legítima defensa.
Frente a esta agresión, manifestamos:
1. No renunciamos a nuestro derecho a defender los derechos.
2. Impugnaremos la ilegal decisión por todos los medios legales a nuestro alcance.
No permitiremos que la agresión de que somos víctima, desvíe la atención y el debate del tema de fondo que es la violación de los derechos colectivos de los pueblos indígenas amazónicos y de los derechos de la Naturaleza, por una ronda petrolera realizada contra la voluntad de los legítimos propietarios de los territorios afectados, a través de una "socialización", no una consulta.
Maria Belén Páez
Presidenta de Fundación Pachamama
 

Fuente: Servindi.org
Difunde: Ukhamawa Noticias
 "Así es" en lengua aymara